lunes, 3 de diciembre de 2012

From Melbourne

La gran ventaja de tener hijas emigrantes es que te da motivos para ir a verlas.  Es el caso de nuestra segunda hija Marta que se encuentra con su familia (marido y dos niños) en Melbourne trabajando en una multinacional desde hace ocho meses.
Ahí van mis primeras impresiones plasmadas en mi Moleskine visitando el Botánico de esa preciosa ciudad.





3 comentarios:

clara dijo...

¡Qué bueno ver cómo disfrutas!. Geniales dibujos. Cuando pares por ZGZ a ver si nos dibujamos.

clara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marisa O. dijo...

Qué bien cambiar de decorado, Muy bonitas acuarelas.