viernes, 26 de febrero de 2010

Obra en casa


Después de aguantar golpes, polvo, jaleo de albañiles, esto he visto en mi pared rota y no me he podido aguantar: ¡Me lo he dibujado encima!.





10 comentarios:

Galeota dijo...

Que rico fresco!

Juan Mª dijo...

pasmao me quedo!!

ana frazão dijo...

Buenissimo! me encanta .

Helena dijo...

¿No se te ocurrirá destrozarlo colocando baldosas encima, verdad?

enrique dijo...

Estoy con Helena: ¡déjalo así, por lo que más quieras!

clara dijo...

Imposible¡. Tengo que poner una puerta. Eso sí, baldosas no voy a poner. Arte efímero¡

edurne dijo...

Te ha quedado muy sugerente. Me recuerda un poco a las bailarinas de Cnossos.

Me sumo a los que están por conservarlo. A lo mejor puedes desplazar la puerta un poco ¿no?.

arranz dijo...

Qué buena cosa, primero el estímulo, luego la intervención directa sin manipular sin modificar la esencia, resultado: creación, arte, elocuencia y evocación. Felicidades, Clara.

Rubén dijo...

Voto por dejarlo así...no lo tapesssss.

clara dijo...

Ya¡. Ya no está¡. He vuelto del trabajo y ya no estaba. El albañila ha dicho: ¡ya veo que tus hijas se han entretenido en pintar la pared!