lunes, 14 de marzo de 2011

Por la Sierra de Salamanca .

                        

Los pueblos serranos de Salamanca tienen un sabor especial, además del de sus embutidos claro.
La convivencia de olivos y cerezos en sus bancales es para mi un aliciente especial tras el frío Invierno de la meseta. 
Sequeros
        
El resto de dibujos y también fotografías en mi  blog


3 comentarios:

amparo dijo...

Me gusta con la pared tan blanca y sin límites.

Joaquín Aragón dijo...

Es un contrapunto al frenesí que sentirías tu dibujando ese magma fallero, ¡Que buenos Amparo!

Javier de Blas dijo...

Qué bonits esas paredes enormes en las que van apareciendo vntanas, farolas, cables, macetas...