lunes, 6 de agosto de 2012

Santo Domingo #8

La última noche en Santo Domingo cenamos en un café italiano, por lo que se ve, bastante frecuentado por turistas y algún que otro pijerío dominicano. Me resultó curioso cruzar el mundo para cenar en un sitio así (los motivos de ir allí son otra historia).
Me tomé un improbable carpaccio scottato (no pude evitar saciar mi curiosidad) que resultó ser lo que me imaginaba: un carpaccio hecho con la carne pasada por la plancha y con el parmesano fundido encima en vez de todo crudo. Jamás supe de esta cosa en los nueve años que viví en Italia y mira por donde, acabo por descubrirlo al otro lado del mar.

Santo Domingo #8

3 comentarios:

josé maría dijo...

Es verdad, parece un escaparate lleno de maniquíes.

Miguel Herranz dijo...

Cabalito, los camareros y las camareras estaban para un desfile...

joshemari dijo...

Fantástica escena de bar. Muy bien ambientado y dibujado.