lunes, 26 de octubre de 2009

UN CAFÉ

-¿Qué tal, Juan Carlos?

-Bien ¿y tú?

-Enrolladísima con el asunto de los cuadernos. Ya te conté que se ha creado un blog a partir de las jornadas de Jaca y estoy muy enganchada. ¿Te da tiempo de echar un café?

-Hum… vale, pero sólo cinco minutillos, que tengo una clase.

-Por cierto, seguro que a ti se te ocurre alguna peli o algún libro donde el cuaderno tenga un papel importante, porque a mí no se me ocurre más que la del Manuscrito encontrado en Zaragoza y la de The Pillow Book.

-Pues la verdad es que… aparte de esas… no sé… bueno, si acaso la de La vida en un bloc, que es una comedia española del año… 56, creo. Va de un médico de pueblo que tiene la manía de apuntar todo lo que ocurre a su alrededor en una libreta.

-¡Guay!

-También hay una película del año… 87, me parece, iraní, de Abbas Kiarostami, que cuenta la historia de un niño que va buscando a un compañero de colegio para devolverle su cuaderno. Se titula algo así como… ¿Dónde está la casa de mi amigo?.

¡Genial!

-Sé que se estrenó hace unos meses una película argentina, El amor se mueve, en la que uno de los personajes apunta sus experiencias en un cuaderno.

-¡Ah!

-De literatura sí que no se me ocurre nada. Bueno… hay algunas obras planteadas como cuadernos… Los cuadernos de Malte Laurids Brigge, de Rilke, por ejemplo. Y El cuaderno rojo, de Benjamin Constant. También El cuaderno gris, de Josep Pla, El cuaderno dorado, de Doris Lessing o Cuaderno catalán, de Dionisio Ridruejo… ¡Ah, bueno! De Ridruejo son también Los cuadernos de Rusia. Y están, por otra parte, Los cuadernos de Segovia de Luis Felipe Vivanco y Los cuadernos de París, de José Gutiérrez Solana. Camilo José Cela escribió un libro que se titula Cuaderno del Guadarrama y Borges tiene el Cuaderno de San Martín… ¡Ah!, luego está el Cuaderno de Nueva York, de José Hierro, que también escribió Agenda… De Torrente Ballester son Los cuadernos de un vate vago… y de Mario Vargas Llosa Los cuadernos de don Rigoberto… También son famosos los Cuadernos de notas de Leonardo da Vinci, y un cuadernito en el que Antonio Machado apuntaba lo que se le ocurría y que se publicó con el título de Los complementarios.

-¡Oh!

-¡Vaya! Siento no poder ayudarte, pero no se me ocurre nada… Me voy, que llego tarde. Gracias por el café.

-No te canses.

-¡Juan Carlos! ¡Pueoooooo! ¡Que te olvidas el cuadernoooooo…!

13 comentarios:

Clara dijo...

¡Que grande eres!. ¡Vaya con la de los pendientes!. ¡Menuda Enciclopedia!. ¡Menuda Literata!. Tengo pendiente el café y el castigo de los 20.

Helena dijo...

Mi único mérito, Clara, es el de tener amigos muy leídos. Toda la información es de Juan Carlos Pueo. Yo sólo he fabulado un poco. Lo que está claro es que el cuaderno forma parte del imaginario de prácticamente todo el mundo y daría para alguna de aquellas "sesiones de trabajo" preguntarse por qué han elegido la palabra "cuaderno". Ya sabes que me encanta perder el tiempo hablando de la diferencia entre el concepto de cuaderno y de libro.

enrique dijo...

Lo que nos lleva a otra pregunta de difícil contestación: ¿Cuándo usamos cuaderno y cuándo libreta?

clara dijo...

Cuando quieras nos hacemos la pregunta, con Café o sin café delante. Algunos de los libros me los he leido, y algún título más puedo añadir. Me sorprendió y entretuvo, casi escandalizó... Los Cuadernos de Don Rigoberto

clara dijo...

Enrique, a mí me dicen: libreta, y directamente la identifico con cuaderno de espiral, o cuaderno sencillo, normalmente de pequeño tamaño. De ahí a lo que realmente sea...

Helena dijo...

Pues yo sólo la llamo libreta si es pequeña y la espiral mide menos que el largo de la página (y lo digo así porque no la utilizo apaisada, sino con la espiral en la parte superior, como flequillo de la página). La memoria se posa de manera diferente. En el cuaderno (grande o pequeño), la memoria descansa, se fija, y permanece. La libreta, sin embargo, sirve como apoyo provisional de la memoria: para hacer una suma o para anotar un número o una dirección que después se perderán si no las pasas al cuaderno. Porque yo creo que la particularidad de la libreta es que puedes arrancarle las páginas sin dificultad... el destino final de una libreta es quedarse en los huesos, es decir, en la espiral y las tapas.

enrique dijo...

El tema da para mucho. Como adelanto: las definciones:

cuaderno.
(Del lat. quaterni).

1. m. Conjunto o agregado de algunos pliegos de papel, doblados y cosidos en forma de libro.

2. m. Libro pequeño o conjunto de papel en que se lleva la cuenta y razón, o en que se escriben algunas noticias, ordenanzas o instrucciones. El cuaderno de millones, de la Mesta.

libreta
(De libro).
1. f. Cuaderno o libro pequeño destinado a escribir en él anotaciones o cuentas.

bloc.
1. m. Conjunto de hojas de papel superpuestas y con frecuencia sujetas convenientemente de modo que no se puedan desprender con facilidad.

Es decir, que como en otras cosas de la vida, parece que lo que importa es el tamaño.

clara dijo...

Enrique¡. ¡Peligro¡...Luego viene el asunto de la diferencia entre cuaderno de artista y "libro de artista", así nos conocimos Helena y yo. Hace dos años empezamos así un grupo de profes, y tuvimos que cortar este año, por lo sano, porque aún no habíamos pasado a mayores planteamientos. No veas el juego que dá el María Moliner y el Real Academia de la Lengua. Y más con Helena, que le saca un jugo a la palabra y al verbo¡...y a mí, que me gusta teorizar, y teorizar...

Helena dijo...

De la segunda acepción de "cuaderno", lo que despista es el ejemplo: "el cuaderno de millones, de la mesta". A ver si en la próxima edición la academia moderniza los ejemplos para que no nos distraigan todavía más.

Para que no tengáis que buscar:

millones= Servicio que los reinos tenían concedido al rey sobre el consumo de las seis especies, vino, vinagre, aceite, carne, jabón y velas de sebo, el cual se renovaba de seis en seis años.

mesta= Agregado o reunión de los dueños de ganados mayores y menores, que cuidaban de su crianza y pasto, y vendían para el común abastecimiento.

¿Está claro ahora?

Marisol dijo...

Me da la impresión que alguno ha tocao donde no debía, porque tengo la impresión que este post ya lo habíamos visto el 26 de octubre y de repente ha subido al dia 30 de octubre. Cuidao con las manitas.

Helena dijo...

Pues es cierto. Veo que "La vida en un bloc" vuelve a estar de actualidad. Y que una mano inocente ha añadido CINE-TV como etiqueta. Me parece muy bien. Podemos añadir TEATRO, porque, en realidad, antes que peli, fue obra de teatro con Fernándo Fernán Gómez como director en 1952.
¿Has sido tú, Flores?
Cosas de la vida en un blog...

Helena dijo...

¡Huy! Mientras he ido y he vuelto, ya se ha recolocado el post. ¡Qué efímero es el éxito!

enrique dijo...

Era yo, que estaba haciendo limpieza cn las etiquetas.