viernes, 17 de diciembre de 2010

Severino pallaruelo. O TRASGESOR PIADOSO


En el origen de este lío de los cuadernos en que me he metido, nos hemos metido, siempre ha estado Severino Pallaruelo. Ya contaba a primeros del blog que las casualidades y mi ignorancia hicieron que confluyeran las cosas para que Jaca pudiera ser gracias a él, y después de Jaca todo lo demás que ya conocéis. En esos días de frescura, ingenuidad, ignorancia, y entusiasmo en los que abanderaba la Revuelta de los cuadernos es cuando conocí el trabajo de Severino y tuve la suerte y el placer de poder hojear y ojear sus cuadernos, sus diarios, sus trabajos nunca expuestos y por supuesto nunca editados. Todavía siento la emoción, el pudor y el respeto que me produjo conocer hasta el sonido de esas páginas paridas con tanto sentimiento. Paridas porque todo estaba cuidadosamente hecho por Severino. Los cuadernos, página a página cortadas a mano, cosidas, encuadernadas con la piel de los bolsos de su mujer. Todo con vida, con afecto, con sensibilidad, sin ninguna pretensión más que la de saborear lo que en ese momento crea con sus manos y saborear todo lo que le acontece, que es su fuente de inspiración. Había visto muchos cuadernos, pero nunca unos trabajos tan emocionantes, sinceros, bellos y exquisitos.
Ahora Xordica publica uno de sus diarios, de esos diarios, y nos da la oportunidad de disfrutar de ese maravilloso conjunto de obras de arte encuadernadas que nos presentan al Gran Severino. Grande por humano, enamorado de todo lo hermoso y bueno que se encuentra en su trayecto y lo destila en la palabra y el dibujo, con ese tamiz íntegro que es su persona.
Ángel Conte Cazcarro presentaba este trabajo en el Cultural del Heraldo de Aragón y felicitaba a la editorial por esta publicación, comentaba que está de enhorabuena el aragonés por ser una obra exclusiva escrita en esa lengua, y yo apuntaría que estamos de enhorabuena todos los dibujantes, los cuadernistas, porque se ejemplariza nuestra devoción por este formato con una obra excepcional, de una calidad nunca conocida, nunca.
Mi más sincera enhorabuena a Severino por esta publicación, agradecerle que se haya animado a abrir ese diario íntimo para que lo disfrutemos todos. Y enhorabuena al que lo acopie porque en sus manos tendrá un lujo inigualable.
¡Gracias Severino!

más

2 comentarios:

Pedro Escartin dijo...

No me habia enterado!!!.Yo los tengo todos ,y menos uno ,todos firmados por el.Tengo el placer de conocerlo,tanto a el como a su mujer y a su hijo ,intimo amigo del mio.Y que os voy a decir ,que pierdes la nocion del tiempo escuchando sus historias ,En esas BEILADAS al calor del fuego.Lo compro YA!!.
Saludos
Pedro Escartin

Santiago Ríos dijo...

Pues gracias por la información. De Severino me regalaron un libro magnífico: Pastores del Pirineo; que creo que está agotado. Vaya hombre prolífico. Me lo pienso regalar para Reyes el O Tragresor o Piadoso