jueves, 30 de diciembre de 2010

Cuscús de pollo

Eating couscous



... Fue lo que comimos en familia la otra tarde. El lugar: un restaurante llamado Al-Yamal, muy acogedor, con sólo cinco mesas, una ambientación exótica y la mejor comida magrebí de mi ciudad. Me propuse el desafío de plasmar la escena, y además con la dificultad añadida de no quedarme atrás en la ingesta y de participar en la conversación. Esto es lo que salió, aunque in situ sólo pude dar un color básico que completé en casa.
Mis hijos se quejan, uno porque dice (con razón) que su retrato es malo, y el otro porque, al estar a mi lado, no sale en el dibujo... al menos a mi mujer sí le gustó el suyo.

4 comentarios:

INMA SERRANO dijo...

Este nuevo dibujo es un paso adelante. Una grata sorpresa! Precioso el tratamiento del color Luis!

Helena dijo...

¡Maravilloso! Como un cuento de Las mil y una noches, pero en este caso el genio no sale de la lámpara: la dibuja.

clara dijo...

Rico, Rico¡. Se te da bien todo: fuera, dentro, pero tus interiores tienen mucho más de trabajo íntimo, con encanto. Feliz Año para toda la familia del artista.

Javier de Blas dijo...

Un estupendo dibujo perfectamente ambientado. Me gusta ese punto de stress que cuentas entre la vida que sigue su marcha y el artista que quiere esprimirle un instante.