viernes, 28 de octubre de 2016

Un día en la Alfranca.






Temíamos no poder disfrutar, de una mañana dibujando al aire libre en la Alfranca, personalmente tenía muchas ganas, parece que cuando ya estás metido en el otoño, hay pocas mañanas para disfrutar de la naturaleza y después no es así, los otoños en Aragon son templados y bonitos. Los galachos estaban preciosos , habían empezado a cambiar de color y tenían muchos ocres, amarillos y gamas de naranjas, lo disfrute mucho. También la explicación de cómo se formaron, había cosas que sabía y otras que no, es agradable ampliar conocimientos en un entorno agradable y con amigos. No vimos muchos pájaros pero no debía ser buena época para eso, están de paso, además no íbamos preparados para ello.
Comimos en Pastriz, y después con  Ester parece que nos habíamos quedado con ganas de más, estuvimos dibujando un rato por el pueblo, la tarde estaba preciosa, había una luz muy bonita. A las 7 de la tarde tomamos el autobús urbano que nos llevaba hasta Zaragoza. Un día perfecto.