martes, 4 de febrero de 2014

NO A LA PRIVATIZACION DE LA SANIDAD



Sí, efectivamente, este es mi padre,  UNA VICTIMA MAS DE LAS LISTAS DE ESPERA, Se que pertenece a una de las parcelas más intimas dentro de lo que es el mundo del dibujo, pero es lo que he estado dibujando durante meses, mi realidad cotidiana. Pero sirva el mismo como  denuncia de  una situación que estamos viviendo en todo el estado. 
 
Que a la sanidad y en concreto a la Navarra le ha llegado un recorte brutal en medios,consultas, servicios, etcétera, todo ello justificado por la necesidad de lo que de una manera eufemística llaman ajuste presupuestario, es algo que venimos viviendo, padeciendo y consintiendo, pero cuando la situación pilla muy cerca, en tu entorno más próximo, la indignación sobrepasa los límites de lo soportable.
Desde que se privatizo uno de los primeros servicios hospitalarios, el servicio de cocinas, ( ahora estan queriendo privatizar los servicios de limpieza ) han sucedido muchas y graves anomalías de las que la prensa ha hablado largo y tendido, por no decir  de la calidad de la misma,  o mejor dicho de la falta de calidad, aunque  eso merece un capítulo aparte. Una de esas graves anomalías, la ha sufrido mi padre, cuyo resultado pudo ser fatal, y que le ocasionó un  grave deterioro de su salud, y que provocó que estuviera ingresado 3 meses en lugar de unos días.  

Conclusión: Les importamos un pimiento. ¿ QUÉ SE PUEDE ESPERAR DE UNOS POLITICOS RESPONSABLES DEL DESMANTELAMIENTO Y DESGUACE DEL SISTEMA SANITARIO PUBLICO ?

8 comentarios:

URUMO dijo...

Con permiso, me lo llevo al facebook. Ánimo y un abrazo. Contigo estamos.

Carmen Diaz dijo...

Comparto tu reivindicación, y al mismo tiempo tu indignación. Espero que tu padre se haya restablecido. Abrazo.

clara dijo...

Es duro reconocérlo, pero cierto. Ya no somos ni siquiera números, somos recortes molestos que nos quieren esconder bajo la alfombra de esta piel de toro marcada a penurias políticas y más choriceos.
Menos mal que nos quedan los dibujos. Buenos

Juan María Josa dijo...

Que en Navarra se coma mal, y encima con el esfuerzo y dinero de todos, es una aberración, lo malo es que nos empezamos a acostumbrar

Inma Serrano dijo...

Suerte con lo vuestro Ana. Esto es una mierda que nos estamos comiendo todos. A unos les toca el primer plato, a otros el segundo, a otros el postre. Fuerza.

Mikel Bergara Jauregi dijo...

¡Ánimo Ana! Como dicen en Aragón "ya volverán los garbancicos a la cuchara". Espero que tu aita esté mejor.

Inmaculada dijo...

Te comprendo, y creo que el dibujo es lo que consuela en esos momentos duros por muchas razones.
Mirando el aspecto positivo, el personal de la sanidad pública es muy bueno a pesar de todos los obstáculos que les están poniendo.

isaac duenyas dijo...

Ánimo Ana y fuerte abrazo!