sábado, 12 de enero de 2013

La oscuridad ilumina la bella Cuenca


Las luces del cielo se apagan dando paso al brillo de la noche,
y al fondo Cuenca resplandece con la fuerza de su estampa;
porque sabe que genera asombro su belleza
y se jacta de su poder señorial.




Hasta los vientos te cantan y la lluvia te honra.
Mientras tu disfrutas de nuestro asombro, 
nosotros nos empapamos de tu belleza y tu magia.

                               AnAis


7 comentarios:

URUMO dijo...

Anais, te contaré un secreto: Cuando convocas un sketchcrawl o un simple día de dibujo, como prefieras, sueles llevarte muchas agradables sorpresas.
Con una enamorada como tú, no sé a qué espera Cuenca...
Bueno, quizá a que suban las temperaturas ;-)

Lo más grande de tus entradas es el amor que desprenden por tu preciosa ciudad ¡vaya cuaderno! ¡vaya guía tendríamos!

clara dijo...

Cuenca la bellamente dibujada. Urumo, no es mala propuesta...pero queda lejos hasta de Teruel, que lo tiene al lado.
Anais, Feliz Año y buen dibujo. A ver si este año nos vemos de vez en cuando.

joshemari dijo...

Cuanta razón tiene URUMO con lo que dice en su comentario. Nadie he visto tan enamorado de su ciudad como tú de tu Cuenca!
Felicidades por ese dibujo!
Un abrazo.

AnAis dijo...

Urumo, Clara, Joshemari, gracias por vuestros comentarios y lo cierto es que sería un placer enseñaros mi ciudad y que sus rincones fueran objeto de parada de tan impresionantes artistas como sois todos vosotros. Anda que no le gusta a ella ni nada que la dibujen! jeje

Un abrazo y eso espero yo también, veros de vez en cuando :)

Rincón dijo...

En primer lugar, perdón , perdón y perdón por ir a Cuenca y no avisarte, pero que conste que me acordé de ti.
En segundo lugar, me gusta la fuerza de tu dibujo. Tercero, yo me apunto a una quedada conquense en cuanto la convoques y cuarto, otra vez lo siento, no tengo exccusas, te debo una.

Juan Mª dijo...

Cuenca es una gozada para dibujar, a ver si me animo algún día de nuevo.

Tus dibujos sí que están próximos!!

amparo dijo...

Pues, volvemos a Teruel.