jueves, 24 de enero de 2013

Fuera de lugar


Martes distinto. Hoy no voy al instituto. Tengo reunión en la Universidad de Puerto Real. Me siento un poco fuera de lugar rodeada de señores con maletín y señoras con tacón y cardado de peluquería. Yo de bota plana y bolso cruzado. No conozco a nadie y todos se saludan entre ellos. 

Me arrimo a una chica que, como yo, tiene cara de susto. Pegamos la hebra. Ella es de Almería y trabaja de profe de Economía en Chipona. Tiene la plaza allí.

Es lo que tiene trabajar en esto de la enseñanza. Que si eres de una punta de Andalucía, te mandan a dar clase a 400 km de tu casa para que no te acostumbres a lo bueno. Así, de paso, haces turismo. El sueldo te da para alquilar algo y con surte ir a tu casa dos veces al mes, en fines de semana. Y no te quejes que al menos tienes trabajo. Así está el patio.

La reunión acaba y me pillo el primer autobús que pasa para salir de allí cuanto antes. Va para Cádiz. Me parece bien. Siempre es una suerte poder pasar un rato en Cádiz capital. Y si me da tiempo de echar algún dibujo, pues mejor.

Me bajo en el centro. Me siento en un banco. Saco el cuaderno. Empiezo el dibujo. Empieza a llover. No tengo paraguas. Me meto en un bar. Acabo la cosa como puedo. Me queda fatal. Llamo a Celia para ver si nos vemos y quedamos a comer. Bien, si que puede. Me meto en otro bar. Hago otro dibujo mientras espero. Un poco mejor.

Café Royalty. Cádiz.

Viene Celia con César. Me alegro de verlos. Nos ponemos ciegos. Acabamos de comer. Queremos café. Vamos al sitio que está aquí arriba en el dibujo. No sé qué hacemos aquí. La decoración va un paso más allá del mal gusto. La gente también es muy estirada y pija. Me vuelvo a sentir fuera de lugar. Saco el cuaderno. Celia también. Mi condición de voyeur me permite normalizar estas situaciones y hasta sentirme bien en un sitio como ese. Me evado dibujando. Llega la hora de vuelta. Cojo el tren a Sevilla. El cuaderno de nuevo me ha salvado el día. 

4 comentarios:

clara dijo...

Otra que habla de fracasos de dibujo cuando yo los llamaría aciertos.
Tenías que haber sacado el cuaderno en la Universisad.
Jo, sólo pensar que comísteis, dibujásteis y reísteis los tres juntos...se me ponen los dientes por los tobillos.
Al dibujo le sientan bien los excesos decorativos, parece un palacio y todo.

Rincón dijo...

Puro costumbrismo en formato cuaderno y además, como dice Clara, con comida y risas.

Emily Nudd Mitchell dijo...

Qué aventuras! Siempre salva el cuaderno :)

Marisa O. dijo...

Por ver a las señoras de cardado de peluquería y tacón.. lo que hubiéramos dado !!,
Qué suerte tener tan cerca a Celia y César. Siempre formidables tus reportajes.