jueves, 25 de febrero de 2016

EL CABALLO DE LA LONJA

Cuantos no hemos posado encima de este Caballito, bien cuando ya fue de bronce o bien cuando era de cartón y el fotógrafo minutero ( Porque hacia las fotos al minuto)  Ángel Cordero Gracia lo tenía "plantado" en la parte trasera de La Lonja Zaragozana.
Se dice que los caballos reales, los montan los Reyes, Generales, Santos o un Jefe Indio, en este caso, el de cartón quien lo montaban eran los chiquillos y sobre todos los miles de soldados o visitantes que por Zaragoza pasaban y se querían llevar un recuerdo de esta ciudad o bien para mandar a las novias/os.
La realidad es que allí estuvo durante 53 años con su laboratorio ambulante, sus botes de agua y sus cajas de papel fotográfico con emulsión de plata.......

El Ayuntamiento de Zaragoza quiso recordar en 1991 la memoria del célebre fotógrafo ubicando en el mismo espacio un monumento de bronce: un pequeño caballo réplica del empleado durante todos sus años de profesión y en el que se lee: "Al fotógrafo Ángel Cordero Gracia. Estuvo como tal en esta plaza desde 1925 hasta 1978". Es un símbolo que ha pasado a formar parte de la Zaragoza actual y en el que sigue fotografiándose miles de personas, recordando aquellos años en los que el retratista ofrecía su mirada a través de la cámara.