viernes, 3 de abril de 2015

Vida social

Hola
-Hola

Cómo estás?
-Muy bien, gracias a Dios. Y tú, como estás?

Muy bien, gracias a Dios. Cómo están tu familia y tus hermanas y tus hermanos?
-Muy bien gracias a Dios. Cómo están tu familia y tus hermanas y tus hermanos? Como está Mohamed y Laila y Mustafa y la madre?

Todos están muy bien, gracias a Dios. Que Dios les proteja.
Y como está tu hermana Fatma y Meri y tu hermano Jamudi?

-Todos muy bien, gracias a Dios. Que Dios les proteja.Y cómo está tu tío Abderrahmán que vino de Mauritania?
Está muy bien, gracias a Dios. Que Dios le proteja.

-Gracias a Dios

Así se saludan dos saharauis cada día. Y si son varios, la fórmula se combina de dos en dos. Puede parecer curioso, largo, poco práctico. Pero indica el cuidado que ponen en las relaciones sociales.

02/03/15
De buena mañana me pongo con el corral de Ahmet con todo detalle. El ambiente es tranquilo y disfruto del dibujo. Aprovecho para hacer otro apunte del camello. Me atrae como un imán, lo mismo que las cabras y los corrales.
Por la tarde Ahmet nos lleva a la familia a Smara visitar a una prima de Shabu, que ha tenido una niña. Le regalo el dibujo de la niña y la madre me lo agradece un poco atónita. No sé si porque es algo nuevo o porque mi forma de bocetar es demasiado cruda para la detallada y clara iconografía del mundo árabe. Maiziza prepara el té en la gaitun y la gente contempla curiosa mis dibujos. Maiziza se ve demasiado “negra”. Me excuso con el contraluz, pero sí, es demasiado. Y aquí las mujeres quieren estar blancas.
Después vamos a ver a Salma y sus amigas. Siempre hay un rato de cortesía hacia mí, en español. Pero si la conversación no da para más, continúan en hassení (el lenguaje saharaui) y yo me refugio en los dibujos. 
La jornada social no acaba ahí. De vuelta visitamos a unas vecinas y primas segundas que nos invitan a cenar. Me gusta verlas relajadas y a su aire, riéndose con vídeos de la tablet.
La vida social es el alma de la vida saharaui. Apenas hay cafés y algún restaurante, más para los de fuera. Pero las visitas entre familias y amigos, son constantes. Como cuando vienen a saludarme, sean quienes sean, amigas de Shabu o de sus hermanas, primos, vecinos y una lista tan extensa como uno pueda imaginar. O cuando cualquiera viene a mi habitación y se está un rato. Yo intentaba darles conversación, pero no hace falta. Es estar. Sentir la compañía mutua.
Viajero en Tindouf












3 comentarios:

Ginebra dijo...

Los dibujos preciosos, el color es mágico.
Siempre han tenido fama de hospitalarios los saharauis, eso es muy bonito, tanto como su amor por la familia, los parientes y los conocidos; valores estos que nosotros vamos perdiendo, por desgracia.
Saludos

Inmaculada Martin dijo...

Muy bellos y sobre todo se nota el sentimiento que has puesto, casi poesía.....

Antonio MAESTRO MAGAZ dijo...

Como dice Inma. Y añado: ...Y más ¡¡