miércoles, 5 de marzo de 2014

El sueño de mi hija se instala en el cuaderno

Cuando duermo muero, y cuando muero paro.
Pero cuando eres tú quien duerme, yo miro y mientras te miro grabo.
Grabo ese sueño tranquilo, esa respiración sin copia y ese pijama que cuando vuelva a mirar este dibujo me hará sonreír pensando en ti, en el instante.  Y volverá a llevarme al preciso momento de vernos ahí juntas: tú durmiendo, yo dibujándote y sonriendo al mismo tiempo.

Merecen la pena las agujetas conseguidas por estar arrodillada frente a tu sueño a media luz.


Es lo que tiene el dibujo, que te hace conseguir infinitas cosas inmateriales de gran valor, incluidas agujetas :)

By AnAis

5 comentarios:

Juan Calderón dijo...

Un bonito dibujo y una hermosa vivencia. Esos momentos deberían ocupar más tiempo en nuestras vidas.
Saludos.

AnAis García Burgos dijo...

Cómo lo sabes, Juan...

clara dijo...

Entrañable

AnAis García Burgos dijo...

Gracias bella Clara ;-)

celia burgos dijo...

Linda tu sensibilidad para capturar momentos mágicos... qué intenso y sentido dibujo.