viernes, 23 de octubre de 2009

Un cromo carísimo

Ya que Gabi ha sacado el álbum con el cromo de la selección, no me resisto a mostrar otro cromo -también de los caros- que tengo en mi álbum.

Dos monstruos de la música y dos seres excepcionales con quienes los dioses me sentaron a la mesa a mi regreso de Jaca (lo cierto es que la corte de camareros celestiales era bastante lenta y tardamos una barbaridad en comer). Si alguien no reconoce a Javier Corcobado y Arthur Brown es que la foto ha salido desenfocada. Y si alguien no sabe por qué este es un cromo de los caros carísimos que pinche en estas palabras que queman y en esta frase envuelta en mezcal.

Y que Aintzane me perdone por no dibujarla ni la mitad de guapa de lo que es, pero me ha perdido la mitomanía.

6 comentarios:

clara dijo...

Me gusta el dibujo¡. tiene un toque retro. Un puntazo, mejor dicho tres: el rojo tres en raya y el azul listado. ¿Estábais en la Republicana?. Eso sí, al Cariñena le ´disteis bien, la botella casi de las antiguas de leche "cluzasa"...

enrique dijo...

Helena: he alterado el HTML para contestar t preguta de ayer sobre poner más grandes las imágenes. Si te fijas, antes ponía
width: 400px; height: 211px;"
y ahora
width: 700px; height: 369px;"
Eso es todo. La imagen pixela un poco porque la subiste demasiado pequeña, imagino. Si quieres poner imágenes sucesivas más grandes tienes que subir archivos mayores.

Helena dijo...

Gracias, Enrique. Intentaré mejorar las próximas, pero no entiendo el pixelado, porque el archivo era bastante grande. Cuando pinchas en la imagen, de hecho, desaparece el pixelado y la imagen es casi demasiado grande. Procuraré hacer algún experimento. Espero no hacer estallar el blog.

Agnes Daroca dijo...

:O
bueno, ya me contaste...sniff...y yo apoyando ese día a un grupo que ahora mismo está disuelto...sniff...bueno, por lo menos fuí a su último concierto...
;D

enrique dijo...

Pues es verdad lo del pixelado. ¡qué raro!

Helena dijo...

He vuelto a poner el tamaño pequeño porque no podía soportar el pixelado. Cuando averigüe cómo resolverlo, vuelvo a cambiarlo.