miércoles, 24 de agosto de 2016

Las ruinas son románticas


Oteruelo es una de las muchas aldeas abandonadas de La Rioja. Su economía fue siempre de subsistencia y hoy en día la única posibilidad que les queda es ser volver a ser colonizadas como segunda residencia de gente de la ciudad. No es el caso de Oteruelo que está siendo devorado por la maleza. Su iglesia, en contraluz entre zarzas y hiedras, tiene un punto muy romántico.



 

10 comentarios:

joshemari dijo...

Hola Javier,
Por qué las gentes abandonan estos parajes tan románticos y hermosos? Para luego meterse en los basureros de las urbes. Los que se van no tienen otra opción, o al menos, eso creen. Muchos terminan metiéndose en esas cloacas... claro, creyendo que algún día la suerte les va a dar esa oportunidad y son bien pocos los que la consiguen y la mayoría, acaban hacinados en guetos. Perdiendo ese orgullo y esa sonrisa que antes tenían. No existe remedio, es la propia naturaleza del ser humano que empuja a eso. Los medios publicitan esto y a los jóvenes les atrae la idea. Forma parte de la vida misma.
Tu ya has vivido con gente que en sus carencias, mantienen la sonrisa y esa felicidad, sin perder al orgullo de lo que son. Quizás a mas de uno de esos que conociste les gustaría salir de ese agujero (donde ellos creen estar) y lo comprendo. El dorado de la búsqueda del oro, ha llevado a los jóvenes a buscar nuevas aventuras. Algunos lo consiguen, es cierto, pero y... los demás? Es reducido el número de los que lo consiguen. Por qué no abrir una nueva vida en un lugar donde antes existió vida? Eso me lo he preguntado muchas veces.
Perdona mi rollo, pero me duele ver esos pueblos, ver cómo terminan siendo devorados por la maleza. Donde antes existió vida!
Amigo, siempre me han gustado tus dibujos...tus escritos...tus libros...pero te falta aún por completar uno: El de "desde mi bañera".
Un fuerte abrazo, sabes bien que te aprecio mucho! Eres una buena persona!!!

Javier de Blas dijo...

Ah Joshemari, qué majo eres! Sí, falte desde la Bañera, pero es que me falta la csta musulmana y no sé cuándo las circunstancias permitirán moverse por allí sin miedo...
Respecto a los pueblos, el poder político podría hacer mucho más, empezando por educar a la gente en valores más humanos y menos pegados a la codicia y el consumo...
Es lo que nos toca vivir, somos así de torpes!
Un abrazo, amigo!!

clara dijo...

Bellos rincones y bellas reflexiones las de los dos. Seguiremos viviendo y desbrozandonos a ver si hallamos el equilibrio entre ser, estar y respetar.

Inmaculada Martin dijo...

muy profundas reflexiones por parte de todos, estoy de acuerdo , pero tambien con la libertad del ser humano de poder elegir otras opciones en la vida y no quedarte con la inercia del pasado, siempre que esa elección no sea motivada solo por los intereses materiales.
Javier debe ser precioso por lo que has reflejado. Tus apuntes siempre los veo muy sentidos, felicidades.

Juan María Josa dijo...

El sentimiento de perdida es el mismo (tan bien expresado en tus imágenes), si bien esta reflexión sobre modos de vida a veces me parece algo ingenua, particularmente me parecería muy interesante la vida en el medio rural, pero mi alma pequeño burguesa me muestra los contras de tanto elemento idílico.
Al respecto es totalmente recomendable la lectura de La España vacía.
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/04/19/babelia/1461071676_157409.html

URUMO dijo...

Excelente dibujo y tema. Todo depende de dónde se coloque la ingenuidad, como el buen deseo y la esperanza. Me ha encantado

URUMO dijo...

...y recomiendo la lectura de "El hombre que plantaba árboles" de Jean Giono:
http://pequenhaciudad.blogspot.com.es/2011/11/el-hombre-que-plantaba-arboles.html

Javier de Blas dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios amigas y amigos. En realidad no pretendo ir más allá que expresar un sentimiento, desde luego romántico y es que me da mucha tristeza ver que toda la belleza de lo que fue genuino se destruye, mientras los pueblos son cada vez más impersonales. Y a la vez la belleza que hay en esass cosas que estás a punto de perder... En fin!

Pepa Torres Martinez dijo...

Muy bonito s tus dibujos, me encanta tu soltura con la acuarela, me tendrás que dar alguna clase. Buen tema el del debate, muy romántico, pero vivir en un pueblo pequeño es duro,la gente tiene sus prioridades y cada vez te lo ponen más difícil, salirse de las masas. Es cuestión de prioridades.

Javier de Blas dijo...

Gracias, Pepa. Pues yo creo que la morriña de los pueblos que se mueren entra también porque lo que se hace nuevo es horroroso, falto de personalidad, desprecio a la tradición.
Sobre la acuarela, la hice sobre papel estucado mate y se producen esos corros y depósitos de color.
Sobre aprender, cuando nos veamos podemos hablar, pero lo mejor es enamorarse uno de lo que hace, potenciar la autoestima mirando los dibujos de artistas que de una forma u otra se parecen a tí; en el arte, lo más valioso no es lo perfecto sino lo auténtico.
Por qué somos capaces de hablar y escribir sin complejos? Por qué podemos emocionar contando de palabra una experiencia vivida y no nos parece que sabemos lo suficiente para hacerlo dibujando? Debemos entender el dibujo como una forma natural de expresarnos, sin pretender ser Miguel Ángel, como no pretendemos ser Góngora.