lunes, 6 de mayo de 2013

Córdoba-Jaén



Este fin de semana he andado por Córdoba y Jaén atraído por el encuentro del grupo urbanesketcher cordobés. Al margen de lo bien que lo he pasado, me ha sorprendido el gran número de kilos de caracoles que este país es capaz de consumir. Si, si caracoles, o chupaeros como les dicen por otras tierras.
En Montilla toda persona que se sentara a tomarse una caña en una terraza pedía un vaso de caracoles, porque por allí los ponen en un vaso como de caña de cerveza con una cucharita  dentro para que los vayamos sacando poco a poco. Si éramos 20 personas, éramos 20 comiendo caracoles. Esto lo ve un inglés y flipa, pensaba yo
Es la época del caracol, nos confirmó el amigo Lorenzo Forner.
 Al día siguiente en Jaén vimos que la costumbre sigue viva, también en vaso, también con el cartel en la puerta del bar: "HAY CARACOLES".




5 comentarios:

amparo dijo...

¡qué pena perderselo, sean los dibujantes o los caracoles. Se aprecia un ritmo nuevo en tus acuarelas.

Aurora Villaviejas dijo...

Me encantan los caracoles!! Nunca puedo dibujarlos porque cuando me paro a pensar, ya me los he comido...

clara dijo...

Hasta en las paredes te salen caracoles. Como dice Amparo: Algo se está moviento en esas acuarelas tuyas. ¡Nos vemos en Huesca!!!

clara dijo...

Por cierto, en Huesca los caracoles son a la brasa.

shiembcn dijo...

Muy buenos Alfredo, y no hablo de los caracoles.