lunes, 26 de abril de 2010

Mi homenaje particular a Garzón

Hace más de 10 años mi hija mayor, que por entonces debía tener cerca de 4 años, se enteró por su maestra (nos pareció exageradamente prematura la señora, pero...) que existía un hombre muy malo, muy malo que había hecho durante mucho tiempo cosas horribles a otros, se había librado de pagar por sus maldades, y ahora (entonces), un juez, junto a muchos otros, quería hacerle pagar por ello. A mi hija le pareció horrible la historia, pero más, que no le hubiésemos contado nada. Se sentía engañada, y una y otra vez quería que se la contase y le explicase como una sóla persona, podía haber hecho tanto daño. A mí como madre me pilló desarmada, pero mi insistente hija (de siempre) no pararía hasta que le diera una explicación. Una noche, en la sesión de cuento de buenas noches me pidió que le contara el cuento del señor malísimo (contenta estaba yo con la maestra prematura ...). Me pilló inspirada y le conté un cuento en el que le iba explicando quien era Pinochet: "El General que cortaba Flores",






Salvador Allende: "El primer jardinero", las ideas y las personas: "los pensamientos" (en el cuento, flores), y Garzón: "el Sol". Le gustó tanto el cuento, que se lo estuve contando una buena temporada: de buenas noches, y de camino al cole. Un día decidí que se lo dibujaba y así ya no se lo contaba más. Fue mi primer cuento ilustrado. Lo curioso fue que cuando esbocé el personaje del General, mi hija le dibujó dientes en las botas, añadiendo: si es malísimo y destroza las flores, tiene que llevar botas con pinchos y dientes.


"Al cortarle la cabeza (imagen éticamente no aceptada en ninguna editorial infantil¡¡¡), cortaba el saquito, y las semillas se esparcían por todas partes, brotando más y más pensamientos..."





Estos días en los que Garzón es noticia, he recuperado la memoria (cosa que deberían hacer muchos) y he querido compartirla con vosotros, rescatando el cuaderno en el que hice los bocetos, y el maltratado cuento.
Que conste que no acerté nada con la realidad. En mi versión Pinochet antes de morirse (que tardaba poco en morirse, no lo que tardó) pedía perdón (¡Que ilusa!)y junto a su tumba crecían pensamientos (más ilusa todavía¡¡¡). Lo que siento en mi falta de tino, es que el final era feliz. Ya me gustaría no equivocarme.

11 comentarios:

4ojos dijo...

¿Y no te da vergüenza derretir la mente de un tierno infante? ¡Seguro que tuvo pesadillas, la probre ninia!

Jon dijo...

Lo jebi es que no es una sola persona la que hace tanto daño, recordemos que los grandes, o de mediana-pequeña estatura, como nuestro insigggggggne caudillo, contaban con un gran apoyo popular, y que sin él, no hubieran llegado a hacer tanto daño en la vida...en fin, un besico pa todos.

---Me molan muchismo las botas con dientes, que estilazo!

clara dijo...

Jon, los cuentos son historias universalmente comprensibles y "el general" es muy general, parecido a muchos generalísimos. Enrique, lo que le produjo las pesadillas fue la inoportuna intervención de la maestra, y sobre todo, el verse en un mundo real donde ni ella, ni su madre se pueden inventar finales felices.

Anónimo dijo...

Fantástico Clara.

Y algo si que acertaste, creo...Pinochet no pidió perdón pero si que han crecido algunas flores.

amparo dijo...

La presentación es preciosa, les ocultamos demasiadas cosas a los niños para que "no sufran". Lo que me choca de los dibujos infantiles (y al cine de mayores) es que se asocia a colores ciertas cualidades de los personajes.

Ben dijo...

Me encanta, eres una super-madre!

edurne dijo...

Hola Clara:

El anonimo soy yo

Javier de Blas dijo...

Nunca se sabe en qué se habrá encarnado el hombre, pq el Karma no perdona! Quizá ahora esté limpiándole las botas a Gadafi.
Vaya buen trabajo Clara!

Marisol dijo...

Mi opinión de Garzón es que es un juez famosillo, hay muchos jueces anónimos mucho mejores que él, se apunta a todo aquello en lo que pueda hacerse famoso y reconocido. sea bueno, malo, pasado, presente o futuro, de derechas o de izquierdas, del continente europeo, americano o del mundo mundial, da igual, el caso es hacerse famoso...ah y sobre todo y por encima de todo que pueda ganar dinero, faltareía más, jeje... Bueno, mi opinión real es mucho más seria, pero no es cuestión de enrrollarme aqui.
En cuanto a los dibujos, me parecen muy bonitos y sobre todo porque le pusiste ganas e interés.

arranz dijo...

Al margen de Garzón (mas que famosillo, que ya lo era, digamos que tiene un fuerte ego, como casi todos los jueces, pero no todos tienen el rencor de Varela y lo mas impresentable es que todo esto lo hayan provocado los fascistas).
Lo grandioso es la transmisión a dibujos de la historia,
maravilloso trabajo el tuyo, Clara.

clara dijo...

Gracias por los piropos. Esto no es una plataforma política, ni me defino,ni me identifico: ni con nadie, ni con ningún color. Sólo que tengo memoria, y la acción de Garzón en el caso Pinochet yo la interpreté de esta manera. Las flores me gustan campestres, de muchos colores (por si alguien me quiere regalar un ramo¡)