sábado, 16 de abril de 2016

Silvio Rodríguez en Zaragoza

Ya sabemos que: "ocasión para dibujar no hay que desaprovechar"...
Al concierto iba sí o sí, así que dibujé queriendo retener la magia del momento. De poder decir: yo fuí al memorable concierto de Silvio en Zaragoza, y además me lo dibujé.
La música te envuelve, los ritmos te sacuden el boli y te traen de aquí para allá. Las letras te transportan y crees que el tiempo no pasó, que la mochila de los años se aligera y te pilla como entonces, quizá también dibujando. Ves que cientos a tu alrededor se emocionan como tú al son del verso, de la música y del acompañamiento. Tú tienes tus recuerdos y tus evocaciones y esos cientos parecen tener semejantes. Y sigues escuchando y atrapando trazos y colores como gestos y pasiones. 

25 años atrás, o más, Silvio suena como siempre: cercano, conocido y dulce. El aspecto cambia un poco, que por cierto me recordó al Abuelo, a Labordeta. Y tú también cambias como en la canción de Mercedes Sosa, pero sigues dibujando.


Emocionante y sentido concierto el de ayer de Silvio Rodríguez, en Zaragoza . Silvio no nos cantó la de  "Te doy una canción" pero nos dio muchas, bises  incluidos tras la insistencia de un público entregado que recuperó al son de la música sus 20-30-40 años con una banda sonora que le ha acompañado este tiempo, incluso a algunos, desde la cuna. Concierto de reencuentros y recuerdos. De tocar la fibra. Y ahí estuve yo, en la fila 10 de la pista, a la izquierda. Y me lo dibujé

4 comentarios:

Pau Finsterbusch dijo...

Que lindas palabras y maravillosos dibujos que reflejan fielmente lo vivido en una noche de ensueño

Pepa Torres Martinez dijo...

Muy emotivo, Clara.

ROSA ÁLVAREZ-artista plástica dijo...

Mmm...de dulce.
Precioso,Crara.

Santiago Ríos dijo...

Qué poéticos tus textos y dibujos¡¡¡