miércoles, 4 de septiembre de 2019

Vuelvo, vuelco.



Vuelvo. Septiembre. Escuela. Exámenes. Revisar. Deberes. Volcar fotos y dibujos.
Recordar y estirar el verano en el que como es habitual en mí, pierdo mi capacidad y necesidad de dibujar. A mediados/finales de Agosto me vuelve el sentido del trazo y las ganas de dejarme llevar gráficamente por lo que veo. Este año menos que en otros veranos. Pero Orés me huele a verano, a dibujo, a cuaderno, a cervecitas, a amigos, a verbenas, a caminatas, a estrellas, a terraza, a mosquitos y otros bichos ...


















3 comentarios:

Marisa Ortun dijo...

Bendito sea ese final de verano que recupera tu inigualable trazo!

ANTONIO MAESTRO MAGAZ dijo...

Menuda producción.... ¡¡ Buen regreso a los "problemas" cotidianos de los urbanitas.

esther dijo...

Ay, ya iba echando de menos tus dibujos.
Orés te favorece!