lunes, 23 de mayo de 2016

Dibujando a Miguel Ángel Berna, con RASMIA

Esto empieza a ser una locura: con luz o sin luz, se me va la mano y garabateo, sobre todo si me ponen música y danza delante. El viernes en el Centro Cívico de la Estación Norte disfrutando del arte de Miguel Ángel Berna fue ya un subidón garabatero. Con RASMIA, y lo que hizo falta. 

Un espectáculo muy completo y vibrante. Habló acercándose al público, bailó y sudó la gota gorda. Se le vió entregado y brillante. Nunca lo había dibujado y fue un placer, aunque el resultado no esté a la altura yo lo pasé bien. Lástima que mi lucecita me abandona últimamente cuando más la necesito.