lunes, 23 de enero de 2017

Việt Nam breve



Tengo por norma publicar aquí, en Ladrones de Cuadernos y en Euskalherria's Sketchcrawl, y sólo usar el Facebook como eco de blogs, así que disculpadme quienes ya hayáis visto fotos de estos dibujos en esa red social (aquí van escaneados) porque desde el móvil me fue imposible cumplir y darle al blog lo que es del blog, que si antes se cantaba “El vídeo mató a la estrella de la radio” vamos camino de matar este estupendo soporte por la inmediatez de otros.


Volví a Việt Nam, también por trabajo, diecisiete años después. Un maravilloso reencuentro con el país, sus gentes y el recuerdo, curiosamente, más de sentimientos que de sucesos pasados. Hace diecisiete años yo no usaba el cuaderno como hoy y viví Hà Nội con cámara de fotos y ¡diapositivas! de modo que estos escasos tres días de estancia han tenido valor de penitencia, venganza u homenaje, no sé… tenía que dibujar Việt Nam.



No conocía Đà Nẵng y tampoco la maravilla de Hội An.


Los cuatro altares de los ídolos animales se deben a que el puente empezó a construirse un año del mono y se terminó en otro del perro según el zodíaco vietnamita, idéntico al chino salvo en que sustituyen el cuarto animal y dan gato por... conejo.



Suelo recomendar este país a quienes aún no han vivido la experiencia asiática, uno de los mejores viajes por el intenso y gran cambio que supone el continente: de paisaje, clima, raza, hábitos, gastronomía, costumbres y por la oportunidad de ser y sentirse raro, extraño y minoría.



Advertencia: En España acostumbramos a usar el enunciado “lujo asiático”. Hay que acompañarlo también de “cutrez asiática”, que no pobreza, y saber que siempre, siempre van parejas y que tan solo varía la dosis, el porcentaje o la combinación. En lo más suntuoso de Asia hay un reborde de roña, como entre lo más descuidado puede encontrarse un destello de opulencia; pura, franca y honesta Vida.

12 comentarios:

Meli M.Cano dijo...

Eres un maestro en todo, en el dibujo, en la explicación, en cómo lo cuentas... Bravo!!!

clara dijo...

Me has robado un suspiro. sin palabras

clara dijo...

En tu caso, al final de tus páginas siempre descubres más y más luminoso

Fusy dijo...

¿Y tú cómo haces para no tener ningún reborde de roña?. Siempre me quedo pasmada con tus imágenes, iba a escribir dibujos, pero ni siquiera te "entretienes" y van directos del pincel al cuaderno....

URUMO dijo...

A ver si puedo presentarte a mi mujer, que te lo aclara, querida Fusy 😉 Un abrazo, Zaragoza.

Pepa Torres Martinez dijo...

Un placer como siempre ver, disfrutar y aprender de tus dibujos, yde tu relato nos hace sentirnos un poco allí, a los que no hemos podido ir y disfrutarlo.:-D ;-) :-)

URUMO dijo...

¡Gracias Pepa! 😘

Esther Villa dijo...

Lo ví en facebook y lo veo aquí...y seguramente lo volveré a mirar de nuevo en unos días. No nos cansamos de tus cuadernos Master.
Me encanta la página de los pescadores. Esos grises...y...qué es la red amarilla? un cubierto para las canoas?

AnAis García Burgos dijo...

Tus cuadernos son un medio de transporte emocional allá donde quieres llevarnos, amigo Urumo :)

URUMO dijo...

Es una red de pesca operativa dentro del puerto. La accionan desde la cabaña a determinadas horas haciéndola descender de los postes y pescando allí mismo.

URUMO dijo...

Que me place ¡pardiez! 😊

esther dijo...

Ingenio asiático!